Tu red de blogs 100Blogs.com    

Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía

Por Escarlata el 06-09-2008 Comentar

Cuando La Limosna Es Grande Hasta El Santo Desconfia

Cuando estamos planificando un negocio, en este caso inmobiliario, algo que siempre tenemos que tener en cuenta es buscar el equilibrio entre nuestra necesidad de ganar dinero y la prudencia.

Hace un tiempo me contaban una forma muy ingeniosa que se usa para cazar monos. Parece ser que a estos monos en especial, les gusta de un modo desmedido una fruta. La trampa consiste en poner esa fruta en el interior de un tronco ahuecado, de modo que pueda apenas introducir la mano para coger esa fruta. En ese momento aparece el cazador. Si el mono quiere, suelta ese tesoro y se va. El tema es que la mayoría no lo hace así, con el puño cerrado la mano no sale, y queda atrapado al tronco. La codicia lo vuelve sumamente imprudente.

En un post anterior veíamos un timo muy frecuente, pero como en todos los casos de este tipo, para que la víctima se convierta en tal, asume un riesgo bastante obvio. En ese caso era creer posible que alguien ofrezca más de lo que uno pide. Otro caso muy común, son los pisos en alquiler, que muestran fotos muy buenas, etc. El piso estaría en un barrio excelente, pero el alquiler que piden es la mitad de lo que marca el mercado. El supuesto dueño está en el exterior, y pide un adelanto. No es necesario contar que el piso no existe.

Sin embargo, correr riesgos no es algo que de por sí esté mal. Cuando compramos un piso que aún no se ha empezado a construir, asumimos un riesgo, y por ese motivo, el precio que pagamos es inferior claramente al que pagaríamos si ya estuviera terminado. Puede resultar un buen negocio o no, dependiendo si la obra se finaliza o no lo hace. Pero podemos minimizar la posibilidad de fracaso, si tenemos buenos conocimientos sobre la empresa que hará el negocio, y hacemos un contrato bueno. Este último punto es clave. En la letra chica de esos contratos suelen haber múltiples penalidades para el potencial comprador en caso de incumplimiento, y muy pocas y nada claras para la empresa. Buen asesoramiento con nuestro notario y abogado, buenos conocimientos sobre la empresa, y podemos firmar tranquilos, asumiendo un riesgo, pero que nos redundará en un buen negocio.

Como decíamos al principio, un equilibrio entre la ambición y la prudencia, es lo más aconsejable.

Imagen: flickr.com


Comentar:





Red de blogs 100 Blogs = WP + CC + 1 Blog Theme (1Blogr) - Aviso Legal +Sitios: Anuncios gratis | Directorio | Fondos gratis | Clasificados | Juegos Flash